Ruta San Pantaleón

Ruta de nivel técnico bajo-medio en la que destacamos la subida tendida por pista hasta el Área recreativa de La Brena y su posterior descenso rápido. A lo largo de esta ruta de casi 20 kilómetros, conoceremos diferentes puntos de nuestro municipio (la ermita de San Pedro Zarikete, el Conjunto Monumental de Bolunburu, las antiguas escuelas de La Herrera, el Barrio de Zokita, el Área Recreativa de La Brena y la ermita de San Pantaleón). Encontraremos 4 fuentes accesibles (frente al ambulatorio, en Zarikete, en Bolunburu y en La Brena). ¡Te encantará!

Comentarios

  • La Brena se encuentra en la ladera norte de la sierra de Trasmosomos, dentro del término municipal de Zalla. Puede llegarse a ella por las localidades de Balmaseda y Zalla.

    Si subimos desde Balmaseda, nos dirigiremos por su circunvalación al parque de bomberos, donde seguiremos por una estrecha carretera. A los pocos metros se convierte en pista, la cual seguiremos durante 5 kilómetros.

    Desde la circunvalación de Zalla nos dirigiremos al barrio de Allendelagua, y siguiendo la antigua carretera, frente al puesto de Cruz Roja, tomaremos una carretera que va hacia la depuradora de aguas y al barrio Sollano. Una vez que estemos frente a la depuradora, cogeremos a la izquierda un camino forestal señalizado. Tras 2,5 kilómetros alcanzamos una desviación, donde enfilaremos hacia la derecha, siguiendo durante casi 2 kilómetros por una pista.

    El nombre del área viene dado por su ubicación, ya que se encuentra asentada sobre una brena. Arropada por un densa masa forestal, La Brena queda protegida de los fuertes vientos y el frío, resultando idónea en los calurosos días de verano por la sombra de las altas coníferas.
    Para entrar en La Brena, cercada en todo su perímetro, tenemos una puerta, situada en la pista de acceso. Un caminito pasa junto al refugio del ayuntamiento de Zalla y continúa hasta salir por una puerta de servicio en la parte posterior del área. Junto a esta puerta, un pequeño cobertizo podrá servir para guarecerse de la lluvia. La parte central del área lo constituye el edificio, flanqueado por altos y robustos ejemplares de ciprés, que se encuentran en una campa. Frente al refugio se plantaron diferentes árboles frutales, así como roble, haya, abedul, arce real .... El resto de La Brena, de mayor amplitud, es un terreno con ligera pendiente a la sombra de pinos de gran talla; entre ellos aparecen algunos robles, acebos, hayas, secuoyas, abedules ...
    Podremos dar un bonito paseo bajo la sombra del pinar hacia el barrio de Zokita, asentado, al igual que el área, en una de las brenas de la Sierra de Trasmosomos. Caminaremos por la pista, de buen firme, en dirección a Balmaseda. Cuando el pinar se abre, nos deja ver una amplia panorámica del monte Ubieta/Zipar y Grumeran/Alta de Galdames, destacando por su singular perfil el Eretza. Tras 1,1 kilómetros se observa ya el pintoresco núcleo rural de Zokita, rodeado de verdes pastizales.

    Abandonando la pista, descendemos por un camino que hasta él se dirige. En un pequeño cerro, tras un caserío, localizamos la ermita de San Isidro Labrador. Junto a ella, en una pequeña era, se celebra una romería el día de San Isidro, patrón de los agricultores.

    Desconocido

  • El Conjunto Monumental de Bolunburu,Lo primero que encontramos al llegar a Bolunburu es un amplio parking, un parque de juegos infantiles, el edificio de servicios y el apeadero del tren. Una estrada asfaltada recorre la parte superior del área uniendo las diferentes instalaciones.
    El área de esparcimiento ocupa una amplia franja de terreno a orillas del río Kadagua. Las campas se alternan con la vegetación de ribera natural, muy bien representada en el interior del área. Algunos paneles didácticos estrategicamente situados nos aleccionan sobre la vegetación típica de estos frágiles ecosistemas.
    En un agradable paseo por el área llegamos al conjunto monumental de Bolunburu formado la casa torre , la ermita de Santa Ana, las ruinas de la ferrería y el molino. Por detrás de la ermita encontramos una amplia vega, formada en un meandro del río, donde se extiende otra zona del área. Es un lugar ideal para gozar del sol, pasear o practicar el deporte que más nos guste. EL ACCESO:Es la salida del barrio de Ibarra (Zalla) en dirección a Balmaseda y poco antes de cruzar sobre las vías del tren, encontramos a la izquierda de la carretera un señalizador que nos indica el camino a seguir hacia el área recreativa. Una estrecha carretera fluye entre huertas y caseríos para llevarnos, en menos de un kilometro, junto al área de esparcimiento Bolunburu.

    Así mismo, el ferrocarril Bilbao-Balmaseda ha instalado un apeadero en las proximidades facilitando el acceso de las personas usuarias de las instalaciones mediante transporte público.

    En los alrededores del área se alza el conjunto monumental de Bolunburu, formado por una casa torre, una ermita privada, una ferrería y el molino. Se trata de uno de los mejores ejemplos de un conjunto señorial que tenemos en toda Bizkaia.

    El valle del río Salcedo fue la zona de Las Encartaciones donde se levantaron mayor número de torres defensivas durante las "luchas de bandos", cruentas guerras que enfrentaron a los grandes linajes de Bizkaia entre los siglos XIV y XV.

    Se sabe que tan solo en el municipio de Zalla se levantaron veintidós de estas edificaciones, aunque hoy en día tan solo unas pocas se mantienen en pie.

    Las reformas llevadas a cabo durante el siglo XVII hacen muy difícil distinguir cual fue el aspecto original de la torre Bolunburu con excepción de los muros perimetrales, la puerta apuntada y algunas troneras. A pocos metros de la torre se encuentra la ermita de Santa Ana, eregida en 1610. Fue construida para dar servicio a la Torre Bolunburu y a su ferrería.

    El paso del tiempo ha dejado su huella en la ferrería y el molino situados junto al lecho del río. Aunque se encuentran en estado ruinoso aún se pueden observar los vetustos muros que acogían las instalaciones donde se fundía el mineral, el canal que encauzaba las aguas del Kadagua cuya fuerza accionaba la maquinaria necesaria para la forja del hierro.
    El río Kadagua es sin lugar a dudas el elemento fundamental que define al área de esparcimiento Bolunburu.

    El constante murmullo de sus aguas y una amplia sensación de frescor nos envolverá durante el tiempo que dure nuestra estancia en este espléndido paraje.

    Os invitamos a dar un agradable paseo observando la vegetación típica de ribera en la zona más próxima al río donde destaca como especie más representativa el aliso, acompañado de fresnos y sauces.

    Estos últimos colonizan las pequeñas islas que van formando los sedimentos arrastrados por el río.

    Podreís admirar igualmente multitud de aves que tiene su hábitat en este ecosistema, como el Mirlo Acuático, la Lavandera Bollera y el inconfundible y sorprendente Martín Pescador.

    Desconocido

  • Ermita de San Pedro Zarikete ubicada en el extremo oeste del valle de Salcedo, a la vera del camino real en la ribera del río Cadagua y a la sombra de un frondoso roble (nieto del árbol del Gernika y plantado en 1912), está dedicada a San Pedro.
    Se sabe ciertamente que existía en el siglo XVI aunque hay indicios de que pudiera ser bastante anterior a esta fecha.
    El local es amplio, espacioso y posee tres retablos. En el central y ocupando un lugar preferente se encuentra la imagen de San Pedro, acompañada por otras tallas (San Antonio, San Nicolás, San Bernabé, Santa Mónica). La imagen del Santo Titular es de madera policromada (de cerezo probablemente) de unos 45 cms. de altura, destacando por sus grandes y desproporcionadas orejas. Esta imagen data del siglo XII.
    Antiguamente se celebraban con gran solemnidad las dos festividades de San Pedro Apóstol, 29 de junio y 1 de agosto. Hoy perdura el día 1 de agosto como Día del Santo. En ese día de fiesta mayor tienen lugar una serie de ritos, costumbres y tradiciones.
    De esta ermita se ha escrito mucho acerca de su fama contra el “mal de ojo” y contra los demonios. Por ella pasaban al año miles devotos que se creían poseídos por los espíritus malignos y venían a ser “exorcizados” a los pies de San Pedro en Zarikete. En Zalla estuvieron muy extendidas las supersticiones en malignos seres sobrenaturales aojadores y hechiceros.
    Sobre todo el “mal de ojo” fue una creencia muy arraigada y para combatirlo solían usarse amuletos que contenían diversas sustancias como azabache, carbón de leña, cenizas, laurel y otras plantas, pan bendito y estiércol de pollo.
    Aunque esta superstición de brujería y aojadores fue general en todo el País Vasco, en Zalla estuvo más arraigada que en ninguna otra parte. De ahí que a los naturales y vecinos de Zalla se les llame por antonomasia “Brujos”. El rito de desembrujamiento consistía en acudir a la ermita el día del Santo por un camino y regresar por otro, con el objetivo de que (los malos espíritus) no penetrasen de nuevo en la persona que iba a “desembrujarse”.
    A su vez, se iban echando puñados de sal por el camino. La sal es considerada como un “veneno” activismo contra las brujas y con la ayuda de la sal, el Santo atendía mejor las peticiones.
    En el interior de la ermita, iluminada con gran cantidad de velas traídas por los devotos, se celebraba la Santa Misa, se realizaba la lectura de los Evangelios, se bendecía a los niños, prendas y objetos diversos y, por último, se suplicaba al Santo con devoción.
    Entre los muchos casos curiosos ocurridos, se cuenta el de una señora de Madrid que acudió a Zalla preguntando por la ermita de San Pedro Zarikete, ella era la dueña de una posada de Madrid a la que la gente no acudía y achacaba el hecho a “cosa de brujas”, por este motivo vino a Zalla para “desembrujar” su posada.

    Desconocido

  • La antigua ermita de San Pantaleón estaba enclavada en el barrio de Arétxaga, en la finca La Cascajera, del lugar denominado El Campillo. Esta ermita fue totalmente devastada por una riada antes de 1764, entre este año y 1766 fue reconstruida en su actual emplazamiento. La fecha de erección de la antigua ermita y el motivo de su fundación se desconocen, aunque la cita más antigua existente en los libros de cuentas data de 1725.

    Junto a la primitiva ermita fue quemada Lucía de Aretxaga, llamada también "La Beata o Bruja de San Pantaleón". Sobre este hecho se recuerdan dos inscripciones que existían en la ermita; Lucía de Aretxaga declarada bruja y quemada por la Santa Inquisición “y "Lucía de Arétxaga, bruja declarada por la Santa Inquisición y quemada en el campo de San Pantaleón". Según los cimientos que se encontraron, esta ermita estaba construida con piedras del río y argamasa de arcilla y cal.

    La ermita llegó a tener muchas propiedades y con las rentas y censos que obtenían se pagaba a la persona servidora, se cubrían gastos de conservación y hasta sobraba dinero para hacer préstamos alas obras de la parroquia de San Miguel. Sobre la cuidadora de la ermita se recuerda en Zalla una leyenda "En Arétxaga vivía "Lucía la bruja" en una casa junto a la ermita de San Pantaleón. Hasta Navarra había llegado su fama y concretamente a una familia de vinateros, a la señora se le había perdido un anillo, vinieron el amo y el criado desde Navarra a caballo para preguntar a Lucía por la alianza. Ella que tenía contactos con el demonio, le preguntó dónde estaba el anillo y éste le contestó que estaba en una de las cubas de vino, lo cual fue oído por el criado, La bruja le dijo al vinatero que el anillo había sido entregado por su mujer a su amante. El vinatero salió a galope para matar a su mujer pero el criado le frenó y le dijo a su amo que vaciara la cuba de vino y allí apareció". Como consecuencia de todo esto quemaron a la bruja. Con la desaparición de "la beata", cayó en el abandono el recinto religioso, acordando la Corporación Municipal construir una de nueva planta por encontrarse la antigua arruinada.

    La actual ermita, construida entre 1764 y 1766, está situada en el barrio de Gallardi, en un bonito lugar desde donde se divisa el núcleo de Zalla. Destaca por su gran tamaño una curiosa y antigua pila de agua bendita situada a la entrada, son reseñables a su vez las imágenes de Santa Mónica, San Roque, San Valentín, San Cristóbal, San Sebastián y San Pantaleón. La más notable es la de San Pantaleón, realizada en piedra policromada y cuyas dimensiones son de 93 cm. por 30 cm. Por el estilo es posible que esta imagen date del siglo XV pero lo realmente curioso de esta ermita es el sombrero de San Pantaleón. Es tradicional costumbre arrodillarse ante el Santo Médico, calarse un viejo sombrero y rezar un padre nuestro para preservarse de los dolores de cabeza y enfermedades de consunción. Esta es una reminiscencia heredada de nuestros mayores, tan antigua costumbre posiblemente tenga su origen en la misma generación que levantó la ermita. Podría ser que aquella generación padeciera algún mal grave (especie de epidemia) de alguna enfermedad de consunción (probablemente de la cabeza) y que para verse liberados del mal recurrieran a San Pantaleón, levantando la ermita en testimonio de eterna gratitud. En el exterior de la actual ermita hay colocadas unas losas con números inscritos procedentes de las sepulturas de la parroquia de San Miguel Arcángel, las cuales fueron retiradas al hacerse la restauración de la parroquia. Las últimas obras de restauración realizadas en la ermita datan de este año 1994.

    Desconocido

Descargala

18

Fotos

8ca95c550e585f91742a9b492f3a2d13efc439aa 212040d7d9b9f97968f9c3114e6851ef61af73aa Fe5e51bb21b854d808d95677638b22f9ffb2551f Ab19d7b49714aae33bc2bd25eab9e1f1bf453291 6e7b367785702a6a5a5fd27d3770ede09161b1ce 352701ec75ddd1162077de6114c65aa31b47ca7e 778b1e0bcfa528cf73a3e4b03f3d1c6b64773637 51a6280ecc5d8e2e5db3c510fa2207eb40292142 Ac248cce3208a2063ff47fb4f03349e2eca4776c 7e0114a35d08b35872ac099359e2b51810c51e83 Missing 362f617c94c76d51fe9de48780d98b3451a18325
Subir fotos